Español | English
Facebook  Twitter  Instagram
La Forma Roja
Sin título, 1979, 16 x 18 cm. Collage sobre papel sobre cartón
<i>Happy Birthday to Harriet</i>, n.d. 43,2 x 35,6 cm. Collage, carboncillo y papel sobre papel sobre cartón
Sin título, 1988, 63,5 x 27,9 cm. Collage sobre papel
Sin título. 1993. 76,2 x 66 cm. Collage, papel sobre lienzo
<i>Joy</i>, 1994, 81,2 x 101,6 cm. Óleo sobre lienzo
Sin título, 1991, 89 x 157,5 cm. Óleo sobre lienzo
Sin título, 1981, 76,2 x 111,8 cm. Collage sobre papel sobre lienzo
Sin título, 1981, 66 x 86,4 cm. Collage, papel sobre lienzo
Sin título, 1980, 75 x 54,6 cm. Collage con carboncillo, tinta y acrílico sobre papel
Sin título, 1973, 61 x 55,9 cm. Collage, papel sobre tabla
Sin título, 41,4 x 29,5 cm. Collage sobre papel sobre cartón
<i>Blue, Red and Yellow</i>, 1962, 50,8 x 66 cm. Collage, papel sobre tabla
Vista de la exposición
Vista de la exposición
Vista de la exposición
Vista de la exposición
Vista de la exposición
Vista de la exposición
La Forma Roja
6/11/2013 - 31/01/2014
La Galería Elvira González inaugura el próximo 6 de noviembre la exposición La Forma Roja del pintor Esteban Vicente (Turégano, Segovia, 1903 – Nueva York, 2001). Una selección de obras realizadas entre 1955 y 1995.

La exposición se desarrolla entorno a un tipo de composición muy particular de Esteban Vicente. La Forma Roja recoge una veintena de obras donde una mancha o punto rojo equilibra y ordena el cuadro.

Desde Abstract Female de 1955-58 hasta los últimas obras de 1997, Esteban Vicente, artista que empezó en el realismo académico, influenciado posteriormente por el cubismo francés y que evolucionó en Estados Unidos dentro del expresionismo abstracto, mantuvo a lo largo de su obra un deseo de equilibrio y perfección formal que contrasta con el gesto libre y suelto propio del action painting de los años 50, 60 y 70, años en los que desarrolló su carrera. A partir de la década de los 80, Esteban Vicente se volvió más nostálgico, pero nunca perdió su interés en componer la obra a través de grandes formas y masas de color.

Como el mismo artista declaró en múltiples ocasiones, los bodegones y naturalezas muertas españolas del siglo XVII, la pintura cubista de Juan Gris y los collages de Kurt Schwitters fueron influencias notables al comienzo de su carrera como pintor. De estas fuentes bebe Esteban Vicente a la hora de componer una pintura. La Forma Roja, nos muestra cómo el artista utiliza una masa de color preponderante en la composición para equilibrar y calibrar la obra. A través de esa nota en tonos rojizos presente en todas las obras seleccionadas, esta exposición revela una parte de la trayectoria artística de Esteban Vicente que, aunque español, realizó toda su carrera en Nueva York. Al comenzar la guerra civil española, en 1936, E. Vicente se traslada a la ciudad de los rascacielos y entra en contacto con los principales representantes del movimiento en el que se enmarcaría su obra, el expresionismo abstracto.

Gracias a su pertenencia a dicha corriente, la obra de Esteban Vicente evoluciona hacia una auténtica madurez artística. De este modo, en sus obras de los años 50 y 60 la figura desaparece y se ve sustituida por signos y grandes manchas de color con materia muy empastada en la estela de la pintura de su amigo Willem de Kooning. El maestro segoviano consolida un estilo personal e inconfundible, a base de armonías cromáticas vibrantes, sobre estructuras vagamente geométricas o bien evocadoras de los paisajes más realistas con los que había iniciado su trayectoria.

“Su intención era pintar lo que tenía delante: sin simbolismos exteriores, sin teorías paralelas, sin añadidos ajenos a la pintura, con pocos colores pero intensos, desnudos de todo aquello que presuponga una intención de partida”, describe el crítico Miguel Fernández–Cid. Posteriormente realizará grandes lienzos compuestos por superficies de color, pero sin abandonar técnicas como el pastel o el collage y otros caminos como los toys, pequeñas esculturas de madera.

Sus trabajos son seleccionados para las exposiciones colectivas más significativas del momento en Estados Unidos, como New Talents 1950 y 9th Street. Tanto en sus óleos como en los collages, el fondo y el primer plano se vuelven indiscernibles, predominando en la composición un conjunto de formas y trazos volátiles, dispersos por el lienzo; manchas de colores vivos que forman una composición perfecta y equilibrada.

 En 1991 Esteban Vicente recibió la Medalla de Oro de las Bellas Artes y en 1998 se le concede el Premio de las Artes, instituido por la Junta de Castilla y León. En ese mismo año, abre sus puertas en Segovia el Museo de Arte Contemporáneo Esteban Vicente. Un año más tarde le otorgan la Gran Cruz de la Orden de Alfonso X el Sabio y el Museo Nacional Centro de Arte Reina Sofía –que había acogido una gran retrospectiva del pintor– abre una sala dedicada a exponer permanentemente su obra. En 2011 Grey Art Gallery organiza en la Universidad de Nueva York una exposición de collages y obra sobre papel de Esteban Vicente.

La Galería Elvira González ha realizado ocho exposiciones individuales de Esteban Vicente desde 1994 hasta la actualidad, con muestras como “Collages, pasteles y toys” en 1996, “Blanco y negro” en 2000, “Esteban Vicente 1950-60” en 2005 “Collages y obras sobre papel”, inaugurada en diciembre de 2008 y la más reciente, inaugurada en septiembre de 2011.
GALERÍA ELVIRA GONZÁLEZ 2017 · TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS