Español | English
Facebook  Twitter  Instagram
Progresiones, 1960-1970
Vista de exposición
Vista de exposición
Vista de exposición
Vista de exposición
Vista de exposición
Vista de exposición
Progresiones, 1960-1970
10/09/2009 - 10/10/2009
La Galería Elvira González inaugura la temporada 2009-2010 con una exposición individual del artista norteamericano Donald Judd (1928, Excelsior Springs, Missouri – 1994, Nueva York)

Donald Judd abandona la pintura en 1961-1962 y a principios de 1964 comienza a realizar un tipo de obra fabricada industrialmente que el propio Judd califica como “objeto específico”, rechazando el término “escultura”, por tener reminiscencias historicistas a obra del pasado.

Las siete progresiones que se presentan en esta exposición, fechadas de 1967 a 1975 son objetos específicos donde la forma geométrica y repetitiva, el material industrial y el color plano, conforman uno de los pilares de lo que posteriormente se ha conocido como el movimiento “minimalista”.

El primer prototipo de progresión data de 1964 y fue  pintado por el artista en laca roja sobre madera. A partir de este momento Judd investiga con este tipo de estructuras cúbicas que va creciendo progresivamente hacia los extremos. Estas piezas hay que entenderlas como un todo indivisible en las que la obra se estructura a través de las relaciones que se establecen entre cada una de las partes que la componen y por su orden, en progresión unas veces aritmética y otras veces geométrica.

DSS 102 de 1967 en laca roja y DSS 132 y DSS 135  de 1968 en laca morada y verde respectivamente sobre hierro galvanizado, repiten la forma de esa primera progresión en madera realizada por D. Judd en 1964. La elección para realizar la obra de manera industrial y con materiales industriales en la fábrica Bernstein Brothers que estaba cerca de su loft del Soho, es la consecuencia de querer abandonar cualquier atisbo de expresividad  o referencia a la naturaleza en su obra.

DSS 191 de 1969 es una progresión de carácter distinto. Una barra de 3 metros de latón sujeta varias cajas en aluminio azul anodizado con intervalos siguiendo una secuencia. Este tipo de progresión rectangular se presentó por primera vez en la galería de Leo Castelli en 1966.

DSS 219, de 1970, es una progresión aritmética en latón pulido. El propio Judd rechazó siempre estar interesado en el acabado de la obra. En este caso, el color dorado del latón pulido es sencillamente color oro. El latón es un metal más sin tener  intención de que la obra resulte preciosista. Sin embargo, en esta obra y en toda la exposición se percibe una búsqueda de la belleza a través de la perfección.

Sin título 74 – 8  Bernstein  es una progresión geométrica de 2 metros en aluminio anodizado color verde. El propio Judd declaró en su momento que los colores intensos definen un objeto en el espacio. La  precisión y la simplicidad de la obra articulan el espacio.
 
El único dibujo que forma parte de la exposición, de 1975, es el boceto de la progresión azul de 1975 (2-5-75 Bernstein) en el que se ve anotado a mano las medidas que deben tener cada una de las partes que forman la obra:
 3” – 4” – 3 ½” – 3 ½” – 4” – 3” – 4 ½”
La  obra de Donald Judd  ha sido expuesta en museos de todo el mundo como, el Whitney Museum of Modern Art (donde tuvo su primera exposición individual de relevancia en 1968), el Solomon R. Guggenheim Museum de Nueva York, la Bienal de Venecia, la Documenta de Kassel, el Stedelijk Van Abbemuseum de Eindhoven, la Nationalgalerie de Berlin, el Musee d’Art Moderne de la Ville de Paris, el Kitakyushyu Municipal Museum of Art de Kitakyushyu, Japón, Walker Art Center, Minneapolis , la Tate Gallery de Londres o el Kunstmuseum de  Basilea.

Una faceta muy importante de Donald Judd es la de escritor. Desde finales de los años cincuenta colaboró como crítico de arte en numerosas revistas como ARTnews, Arts Magazines (de la que fue director de 1960 a 1965) y Art International, y sus textos sobre teoría de arte constituyen parte de su legado artístico.

Siempre interesado por encontrar un entorno propicio en el que instalar su obra, en 1986 crea la Fundación Chinati en Marfa, Tejas, donde se puede ver permanentemente obras de Judd a gran escala en el desierto  y en angares rehabilitados  para la exposición de su  obra y  de otros artistas coetáneos a Judd. Su pasión por la arquitectura, los espacios y cómo vivir en esos espacios le llevó a diseñar los muebles que utilizó para su propio uso y que en la actualidad son un referente en el diseño de muebles.  


www.chinati.org
www.juddfoundation.org
GALERÍA ELVIRA GONZÁLEZ 2019 · TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS